fbpx

¿Qué ropa usar para ir a un nevado?

20180107_074257

Agencia de Viajes fantasytours

Los expertos aconsejan ponerse encima tres capas de ropa: La primera pegada al cuerpo para entrar en calor. Las mallas y las camisetas térmicas (de manga larga) cumplen muy bien esa función...

Para escoger bien qué ropa llevar para la nieve el secreto está en conocer las propiedades de los materiales y en llevar un mínimo de tres capas. El reto: no pasar frío pero, a la vez, disponer de la movilidad suficiente como para disfrutar al máximo de una escapada inolvidable. Sigue los siguientes consejos y verás que prepararte para ir por primera vez a la nieve es mucho más fácil de lo que pensabas.

Ropa para ir a la nieve: a capas

Los expertos aconsejan ponerse encima tres capas de ropa:

  • La primera pegada al cuerpo para entrar en calor. Las mallas y las camisetas térmicas (de manga larga) cumplen muy bien esa función.
  • La segunda, impermeable para no mojarse.
  • Y una tercera que además ayude a parar el viento y que nos la podamos quitar en caso de sentir calor.

Si la calidad de las prendas es buena será ligera y no demasiado gruesa, lo que mejorará nuestra agilidad en la pista y evitará que nos cansemos demasiado pronto.

En cuanto a los materiales, es importante no utilizar prendas de algodón ya que se mojan rápido con el sudor o el agua de la nieve y, en cambio, tardan en secarse. Lo mejor son prendas sintéticas que faciliten la transpiración.

En la parte inferior, lo ideal son pantalones de esquí o de nieve, impermeable, igualmente de material sintético, no algodón. 

Haciendo la maleta: cómo vestirse en la nieve

Incluso los esquiadores más expertos pueden olvidarse de meter en la maleta algunos de los imprescindibles para ir a la nieve. Comprueba que tienes todo lo que necesitas para vestirte como un profesional y disfrutar de la escapada:

  • Botas para ir a la nieve, antideslizantes, resistentes al agua y altas por encima del tobillo para evitar que entre nieve. Suelen llamarse botas de apreski o botas de media caña. Si elijes las que se parecen más a unas botas de montaña, pueden ser muy útiles para excursiones o para los días de más frío.
  • Calcetines. Dos pares como mínimo para tener un recambio.
  • Guantes impermeables. Hay quien se pone dos, unos finos debajo y los más gruesos encima para evitar coger frío.
  • Gafas de sol, especiales para la nieve que suelen ser un poco más grandes que las habituales y más resistentes a los golpes y las caídas. Asegúrate de que sean gafas con protección UV.
  • Crema solar y bálsamo labial. Un mínimo de protección 50 para toda la cara y acordarse de reaplicar cada dos horas como mínimo.
  • Gorro y un pañuelo, para tapar bien dos de las partes del cuerpo que antes se enfrían: la cabeza y el cuello.
  • Pequeña mochila con agua y barritas energéticas
  • Coderas y rodilleras, la mayoría de lesiones en la nieve se podrían haber evitado, y es que, especialmente para los primerizos, más vale prevenir que curar.

Recuerda añadir prendas de recambio si vas a estar más de un día en la nieve. Con unos pantalones y una chaqueta impermeables bastará, pero añade más camisetas interiores y calcetines de los que creas necesitar.

Ropa de nieve barata

Si no tienes un equipo para ir a la nieve y nadie te puede dejar uno, lo más económico es que te compres una camiseta y unas mallas térmicas (no son caras y podrás utilizarlas también los días de más frío) y busques prendas impermeables. Caer en el error de ir a la nieve con pantalones tejanos y zapatillas de tenis puede costarte un buen resfriado, además de arruinar la salida ya que el agua te entrará por todas partes y no habrá manera de que te seques.

Lo más caro de todo el equipo para ir a la nieve son las botas, pero vale la pena compar unas botas adecuadas tipo media caña, que te servirán para muchas más salidas de senderismo.

Sin lesiones en la nieve: viajar seguros

Igual que los corredores de una maratón suelen prepararse meses antes para el gran día, desplazarse por la nieve requiere de una importante preparación muscular previa para evitar lesiones por sobresfuerzo.

Si no haces ejercicio habitualmente, intenta alternar durante días prácticas de tipo aeróbico (como correr, practicar natación, ir en bicicleta…) y anaeróbico (estiramientos, saltos, pesas…).

En caso de accidente, recuerda que viajas asegurado con nuestra póliza de seguro de viajes.

Artículos relacionados